Neumáticos de verano vs neumáticos para todas las estaciones

Seleccionar el juego de neumáticos adecuado para el coche o motocicleta requiere una previa documentación acerca de la clasificación del producto, ya que existen varios modelos. Para comenzar a tener una idea sobre cómo elegir, debes saber que cada uno está diseñado para adaptarse al suelo, según las condiciones ambientales de la temporada del año.

Las marcas de neumáticos ofrecen modelos especiales para verano, que se caracterizan por endurecerse ante temperaturas frías. También hay opciones para invierno, que mantienen un alto nivel de flexibilidad en temperaturas inferiores a los -7 °C, debido a que poseen más goma natural.

Mientras tanto, los neumáticos con marcación M + S (Mud & Snow) o, en español, Barro + Nieve, resultan adecuados para superficies resbaladizas, agrietadas y con condiciones distintas a las de una vía tradicional, gracias al material de fabricación y profundidad de los canales.

Hay quienes apuestan por los neumáticos para todas las estaciones, porque resultan más económicos respecto a adquirir recambios para cada época del año. Igualmente, algunos usuarios prefieren los neumáticos para verano, ya que ofrecen una rápida detención al frenar improvisadamente sobre una superficie húmeda o seca.

En todo caso, lo ideal es que conozcas las principales diferencias, pros y contras de los neumáticos de verano y los modelos dirigidos a todas las estaciones. Así, serás tú mismo quien juzgue cuáles son los mejores neumáticos para emprender las condiciones de la carretera en verano o invierno.

Neumáticos de verano

Los neumáticos de verano poseen un cuerpo más duro que resiste una temperatura igual o superior a 7°C, lo que les permite brindar mayor tracción, mejorar el control del coche y disminuir el tiempo de frenado.

Dicho comportamiento ocurre solamente en la temporada cálida del año, ya que en invierno, debido a las bajas temperaturas, el caucho que compone el neumático pierde significativamente la capacidad de adhesión y flexibilidad. Así, el agarre sobre el terreno resulta poco eficaz y, por tanto, no es seguro.

Asimismo, el conductor debe tener presente que los neumáticos de verano inicialmente poseen en sus dibujos una profundidad aproximada de ocho milímetros, que se irán desgastando con el constante uso, siendo prudente realizar su cambio cuando los canales alcancen un mínimo de tres milímetros. Recuerda que, a menor profundidad de los dibujos de la banda de rodamiento, mayor será la distancia necesaria para frenar.

Neumáticos de invierno

Los neumáticos de invierno tienen la particularidad de poseer una banda de rodadura reforzada con 10 veces más cantidad de láminas 3D autoblocantes, cuya finalidad es proporcionar al conductor un agarre seguro en temperaturas inferiores a los 7 °C sobre suelo seco, con nieve o hielo.

Por otra parte, estos neumáticos tienen puntos para la colocación de los clavos y mayor espacio entre los canales, lo que mejora la evacuación del agua. La profundidad de los dibujos es hasta dos milímetros mayor que las bandas para invierno, es decir, cuando el dibujo alcanza cuatro milímetros tras el desgaste, deberá dejarse de usar el neumático en temporada fría.

Neumáticos para todas las estaciones

Los neumáticos all season, también conocidos como neumáticos cuatro estaciones o híbridos, combinan lo mejor de las bandas para verano e invierno. Así, proporcionan un buen agarre en la carretera, sin tener que preocuparse por los cambios climatológicos.

A pesar de las mencionadas ventajas, este tipo de neumáticos mixtos puede ocasionar problemas en suelos mojados o secos, porque no es posible lograr una detención inmediata al frenar de emergencia. Siempre necesitarás tener algunos metros de distancia para frenar sin inconvenientes.

¿Qué tipo de neumático seleccionar?

La decisión de compra es completamente personal, pero deben tomarse en consideración algunos puntos a favor y en contra de cada tipo de neumático. Recordemos que las bandas de rodamiento deben ofrecer una buena tracción, la mayor resistencia al desgaste posible, una maniobrabilidad adecuada, economía, entre otros aspectos.

Para el verano

Con los neumáticos para verano consigues una rápida detención al frenar, lo que potencia la seguridad vial. Su superficie tiene canales que permiten evacuar el agua y se adhieren al terreno, para una buena tracción.

El desgaste de este grupo de neumáticos es reducido, por lo que su cambio se efectúa según el kilometraje o la estación climatológica, ya que el caucho con el que se fabrican se desempeña de forma óptima en temperaturas altas, que superan los 7°C. Por ello, tendrás que emplear un recambio durante el invierno y, en verano, podrás continuar usando las otras bandas nuevamente.

Para cualquier temporada del año

Los neumáticos híbridos son efectivos para cualquier temporada del año, porque su construcción así lo permite. Podrás desplazarte en terrenos húmedos, con nieve, secos o irregulares sin inconvenientes y disfrutando de una adecuada tracción, aunque un poco menor que al usar los modelos más específicos.

En cuanto al cambio de los neumáticos, deberás revisar el desgaste de los canales, tal y como ocurre con cualquier modelo. Si la profundidad de los dibujos ha alcanzado el mínimo estipulado (tres milímetros para invierno o dos para verano), tendrás que adquirir un nuevo juego de bandas de rodamiento. Sin embargo, quedará en el olvido la preocupación de tener recambios para las dos principales estaciones del año.

A su vez, al no tener que adquirir una banda de rodamiento especial según la temperatura ambiente, el conductor consigue un ahorro significativo de dinero a lo largo del año.

Existen muchas marcas dirigidas a la fabricación de neumáticos de verano y modelos híbridos, por lo que estas bandas de rodamiento son de fácil adquisición en el mercado. Ambas opciones ofrecen grandes beneficios para los conductores, pero deben considerarse detenidamente de acuerdo al terreno.

[Total: 0   Promedio: 0/5]
Botón volver arriba