¿Cómo lavar a presión una casa?

La lavadora a presión, también es conocida como hidrolavadora. Se trata de una herramienta de limpieza, que podemos emplear para limpiar nuestro hogar. Gracias a la fuerza de su motor, el agua es impulsada a alta presión a través del cabezal. Por ello, el chorro es capaz de barrer la suciedad rápidamente.

Con una máquina de limpieza a presión disponemos de una corriente de agua potente y regulable. Dicho chorro impacta directamente en la superficie que deseamos limpiar (lisa, irregular, madera, cristal, azulejo, etc). Así, logramos remover polvo, moho, arena, pintura, manchas, entre otros.

Sin duda, estos equipos son intuitivos. Sólo debemos conectar la manguera del suministro de agua al tanque. Después, ajustamos la presión del agua, conectamos la manguera o accesorio y comenzamos a limpiar.

Sin embargo, sí es nuestra primera vez con el equipo, podrían surgir algunas dudas. Por ejemplo, ¿Qué equipo seleccionaremos? ¿Sobre qué materiales podemos usar la lavadora a presión? ¿Debemos tomar alguna medida de seguridad durante su uso?

Selección de la lavadora a presión

La selección de la lavadora a presión no puede ser a la ligera. Debemos revisar algunas especificaciones que a largo plazo nos beneficien. Así, limpiaremos cualquier superficie con efectividad.

Presión del agua: Los bares de presión están relacionados con el tipo de uso que le daremos al aparato. Por ello, si planeamos una limpieza doméstica, lo ideal es un equipo con una presión mínima de 1800 libras por pulgada cuadradas (PSI). Mientras tanto, una lavadora de alta presión, es decir, entre 2600 y 4000 psi, resulta correcta para labores comerciales.

Boquillas: Debemos apostar por las boquillas de 1 pulgada o 2,54 centímetros. Igualmente, podemos escoger un formato mínimo de ½ pulgada o 1,27 centímetros. Ambas opciones proporcionan un radio de limpieza amplio, permitiéndonos ahorrar tiempo en cada pasada.

boquilla

Agarre: La sujeción del equipo debe de ser ergonómica y las piezas ligeras de manipular. Recordemos que debemos tener el control de la lavadora a presión al limpiar. De lo contrario, el alto nivel de presión puede causarnos alguna lesión en las manos.

Alimentación de energía: Existen modelos que emplean un cable de alimentación eléctrica. Debemos verificar el largo de dicho elemento, tratando de que posea un mínimo de tres metros. Así, no tendremos limitaciones para desplazar el equipo.

Por otra parte, está la lavadora de presión de gasolina, que no incorpora cables, pero requiere de dicho combustible. Esto puede ocasionar un gasto extra, que debemos tener presente.

Materiales adecuados para usar la lavadora a presión

Lavar a presión sin deteriorar la superficie debe ser uno de nuestros objetivos. Por ello, necesitamos conocer qué materiales son adecuados para este tipo de equipos.

Si vamos a limpiar una superficie de concreto, metal o azulejo, no hay que preocuparse demasiado, ya que son superficies sólidas y resistentes. Caso contrario con las puertas y ventanas de cristal, que, de ser muy delgadas, deberán lavarse con la presión más baja. También, podemos dirigir la corriente de agua de forma diagonal hacia los marcos para limpiarlos.

hombre lavando cristales de coche

Con respecto a la madera o los revestimientos, podrían erosionarse fácilmente si empleamos una presión intensa. De hecho, algunos tipos de madera no deben ser expuestos a la humedad.

Igualmente, es importante que conozcamos el tipo de pintura de las superficies a limpiar. Si es una de barniz con base de plomo, no podremos usar la lavadora a presión sobre ella. Este tipo de pigmentos se deteriora inmediatamente con la presión del agua.

Medidas de seguridad al usar una lavadora a presión

También debemos tener en consideración algunos consejos básicos, que nos ayudarán a evitar cualquier incidente al usar la lavadora a presión:

  • Al manipular la hidrolavadora debemos proteger el área de los ojos, por lo que es importante usar gafas de seguridad. Así, los residuos de suciedad impulsados por la presión no impactarán en nuestros ojos.
  • La ropa demasiado holgada o los anillos en nuestras manos, podrían quedarse atascados en alguna parte del equipo de lavado.
  • Necesitaremos revisar la manguera cuidadosamente y, así, asegurarnos de que no tenga fugas. Recordemos que esto disminuirá la eficacia de limpieza del aparato.
  • Nunca debemos emplear las hidrolavadoras con líquidos de composición inflamable.
  • El agua arrojada por estos equipos suele tener una presión muy alta, capaz de lastimarnos si el chorro nos golpea. Por ello, necesitamos coger la manguera y pistola firmemente, para direccionar el chorro de forma precisa hacia la superficie.
  • Para mantener la seguridad eléctrica, debemos evitar manipular la toma de corriente con las manos húmedas. Asimismo, no podemos utilizar la hidrolavadora al aire libre mientras llueve.
  • No podemos tirar del cable eléctrico o manguera para movilizar el aparato, porque esto causaría su pronto deterioro.

5 pasos para lavar una casa a presión

  1. Debemos comenzar por proteger el entorno (paredes, arbustos, etc), empleando una cubierta impermeable. Así, la suciedad o agua que salpique no causará deterioro.
  2. Es necesario que con una espátula removamos un poco el moho, el polvo y la tierra alojada en las grietas. Después, damos algunas pasadas con el chorro de agua y una boquilla gran angular. Así, la presión barrerá la suciedad con precisión.
  3. Si deseamos una limpieza más profunda, podemos aplicar detergente directamente en la superficie. Frotamos con un cepillo y repasamos con la lavadora a presión.
  4. Tendremos que mantener una distancia mínima de 92 centímetros con respecto a la superficie. Así, el chorro limpiará sin causar daño al material o pintura.
  5. Si planeamos pintar la superficie después de limpiarla, tendremos que esperar que el área seque durante un par de días.

Tener en casa una lavadora a presión nos permitirá limpiar suelos, puertas, escaleras, paredes, etc. Así, eliminamos a profundidad los residuos acumulados de una forma rápida y efectiva. A su vez, al rociar las superficies con agua caliente o fría, las preparamos para pintarlas o aplicar cera en ellas.

[Total: 0   Average: 0/5]
Back to top button